2018 02 14 Posiblemente obviaría el tema.

2018 02 14.gif

2018 02 14

Posiblemente obviaría el tema.

Desayunaron tranquilamente dos crousant a la plancha con mermelada y sin mantequilla hablando de cosas tan banales como las rebajas recién finalizadas. Dos cuchicheos más de gente atolondrada y puerta. Demasiado calor en la cafetería y un día nublado y templado fuera. Un paseo, sin más regalo que el alboroto de la gente, los pitidos de los coches en hora punta y un amago de intimidad por la orilla del río de su ciudad natal. Se acercaba la hora de ir a trabajar.

-¿Mañana nos vemos?

-Vamos hablando.

-Venga buena tarde.

-Ciao.

Cupido no pudo estar más desacertado esa mañana. ¿Mira que hacerles ir a trabajar a pesar de las heridas impuestas por todo el cuerpo?

No se puede ser más cruel. Pero era miercoles de ceniza y está prohibida la carne.

Aguantando el tirón

Seguro que no lo escribiría mejor… más después de una noche en vela… para nada

Radio Libre Albemut

Son momentos duros, en absolutamente todos los aspectos. Habitualmente estos meses, febrero y marzo, suelen ser duros por motivos laborales, y el tiempo es uno de los bienes más preciados en esos momentos. Ahora todo se ve agravado por situaciones sobrevenidas, por esta horda de filibusteros que me rodea y me quita la paz, el dinero y el tabaco que no fumo.

Tratando de aclarar, en tan críticos momentos, si hago como Guardiola y me quedo tranquilo de una vez por todas, me dedico a mí y a oír a Andrés Suárez otra vez y a volver a soñar con tu risa y tus caderas, pues hasta eso me han quitado los malos de esta película.

Desenfocado, terriblemente desenfocado y desnortado, sin apenas sueños que me sustenten, triste, cuitado. Necesito volver a cambiar esta situación insostenible, cambiar a mis compañeros de viaje, volver a rodearme de gente con sentido, seguir…

Ver la entrada original 122 palabras más

2011 09 21 Leí: “Alberto (Giacometti)

2018 02 12 2011 09 21.jpg

2011 09 21

Leí: “Alberto (Giacometti) iba a pasar pronto varios meses frente a un cráneo, intentando con gran empeño pintarlo, para concluir que la labor era imposible (…) Pero sólo tenía ojos para un más allá de esta apariencia. Percibía, aunque aun confusamente, una especie de acontecimiento en el objeto visto (…) y tal acontecimiento, tal enigma, consistía en que el cráneo estuviera allí, frente a él, cuando podría no haber estado; en definitiva, el propio hecho de existir, en lugar de no existir. Giacometti no veía entonces formas, sino una presencia” (1927-1928).

Esculturas planas: quería “reconstruir sólo mediante la memoria”

Yves Bonnefoy Alberto Giacometti, H. Hliczkowski. Colección Memoria

No tiene nada que ver, pero me sorprendió una máxima de mi madre el otro día; hablando del curre, de las horas sin pagar, de la falta de trabajo en general ; vamos, de la crisis!! El caso es que ella me soltó: “a otros les tocó la guerra, la posguerra y ahora os toca esto”.

Ni A. Pérez Reverte lo dice tan claro y suena tan verdadero. Todos buscan un por qué, una causa y va mi madre y obtiene la más pausada de la reflexiones. Quizás sin más lógica que lo vivido, sin más razón que su pausado día a día; pero con una aplastante veracidad. Algo así como el que dice: “”es lo que hay”, pero de un modo más didáctico, más filosófico. Algo así como los causa y efecto o los silogismos…

Engrandece tener a alguien así cerca, aunque no hable demasiado con ella, aunque discutamos casi siempre… da que pensar, aporta y endurece rabiosamente mi alma un pelín descentrada en otros menesteres menos razonables, ilógicos… que buscan cada día escapar de “esto es lo que hay”; por buscar otra manera, que nada tiene que ver con lo vivido hasta ahora, ni con el 15M, ni con el movimiento a favor de Palestina, ni con el Comercio Justo, ni Greenpeace, ni Unicef, ni Amnistia Internacional

Buscar algo nuevo, inexplicable… es difícil sin sufrir el aturdimiento, el cansancio y la sed en un mundo que sólo deja oasis donde reconfortarte, o ni si quiera eso; sino más bien pequeñas alucinaciones que aturden aún más un lucimiento tan breve como efímero y pasajero.

Sólo nos queda librar la batalla, la guerra ya está perdida de antemano. Pero con la intención se puede llevar una vida en plenitud, aunque el fin no se vea nunca.

Volviendo a Giacometti… reconstruir sólo mediante la memoria que dijo él, va a ser difícil… mejor construir mediante los sueños…

Parecía ser así…

2018 02 10

2018 02 10

Parecía ser así…

Cuando él ahogaba sus penas

en la barra del garito más siniestro

y hasta alcanzar el color de la nicotina

no llegaba a casa defraudado

por otra batalla perdida;

a ella no se le inundaba su entrepierna,

sabiendo que lo hacía por sus pecas.

Parecía ser así…

Cuando él se retiraba, se ausentaba

de toda vida social, se ahogaba entre versos,

caféses para no dormir y volvía a leer

los clásicos que nunca entendió;

ella se sonrojaba, se iba de compras

y le regalaba lencería de lujo

recordándole que cumplía otro año más.

Parecía ser así…

Cuando el monólogo se agotaba

y temblaban las paredes de la casa

por el eco del silencio,

roto únicamente por la maldita aspiradora

de los sábados por la mañana;

ella desempolvaba discos de vinilo

y bailaba en bragas para su deleite.

Parecía ser así…

Hasta que el botón del pantalón

no se le descosía por el mal uso,

ella no le tocaba la entrepierna…

Hasta que la herida del pecho

no hacía peligrar su vida,

no recordaba la suavidad de su piel…

Hasta que un día…

Parece ser así…

Se desangró.

2018 02 07 El invierno está siendo de lo más casero

2018 02 07

2018 02 07

El invierno está siendo de lo más casero. Al abrigo del brasero acurruco mis pies helados y espero sentado que las páginas de un libro o las de una web me saquen de paseo sin perder el calor en mis extremidades.

El café me le prepara mi cafetera Nespresso y los malos humos, el camino de vuelta del trabajo; con mi parada obligatoria en el estanco. El frío es mi excusa perfecta para la aparente apatía. Suficientes manjares tengo en casa como para buscarlos fuera.

Luego están los lujos que este amotinamiento conlleva. El mismo chándal durante toda la semana, la ausencia de miradas en el espejo, abundancia de silencio y ganancia de kilo y medio en mi anatomía esquelética. Mi total ausencia de calambres sociales, mi total indigencia del aspecto estético, mi total change de calor humano por la estufa de butano; compensa.

El invierno está siendo frío pero demasiado largo, sin embargo.

¿Por qué nunca nos conformamos, a pesar de los lujos?

Supongo que mis largas estancias en la costa y su agradable ausencia de extremidades atrofiadas, han hecho su mella en mi cabeza.

Quizás eche de menos pasear por la playa con una sudadera en pleno febrero, o simplemente el liviano peso de un chubasquero.

No me digas por qué, pero deseo que pase este invierno.

A pesar de las ventajas del arresto domiciliario al que me tengo sometido unilateralmente, deseo el contacto humano. Por supuesto, meticulosamente escogido; pero al fin y al cabo y por lo que me consta a partir de cuatro semanas encerrado; necesario para mis todas mis extremidades.

Supongo que soy adicto a los abrazos, a las sonrisas de los niños paseando con sus padres e incluso a los ladridos.

En mi soledad también sonrío pero comparto ambiguamente mi felicidad con la ayuda de mis escritos. Tengo la necesidad del contacto físico, del feedback de una caña compartida, del tú a tú con alguien más que mi panadero y mi camello.

Quizás sea hora de sacar el abrigo gordo, las manoplas y la bufanda.

O mejor aún, viajar al trópico buscando los rayos de sol tumbado en una playa paradisíaca.

Apago el brasero, me meto una ducha y cuando por fin me afeite, te lo cuento.

2012 Estoy reventado…

2012-02-09 (67)_1

2012

Estoy reventado… vaya encuentros, reencuentros y maravillosa rutina. Llevo desde el jueves sin pisar por casa… me va a costar mucho irme. Hoy me han llamado y se habla de Bruselas en las próximas jornadas. Pero la semanita ha sido intensa. Por las mañanas la siempre agradable compañía de una muy buena amiga. Por las tardes entrenamiento de basket y una bonita sonrisa en un pub del barrio. El jueves fiesta y sonrisa completa, el viernes fiesta solidaria organizada por muy buenos amigos… risas, baile y más risas… culminando la noche con la mejor sonrisa… sábado por la mañana de café y tarde de baloncesto con victoria… cenita de pinchos y….

Ya, un respiro. El cuerpo no me pide más guerra. El cuerpo me pide calma, la cabeza… eso mejor lo cuento otro día. Necesito digerir los acontecimientos… necesito dormir sólo. Necesito despertarme temprano para ver a mi sobrina y dar un paseo en un Valladolid cubierto de niebla… el frío ha llegado a la ciudad y yo estoy viviendo una primavera de luz y color… mañana quizás diga algo más… irracional y sentido.

Hoy sólo puedo decir que semanas así de buenas, os quiero contar muchas… viviría en un magnífico sueño… un abrazo a tod@s. Y hasta mañana, prontito.

(Supongo que esto será de mis vueltas desde Bélgica a España en 2012, no me preguntéis por la dama de “la mejor sonrisa”; hay un par de candidatas… supongo que fueron efímeras)

Maldigo el día que te conocí

2018 02 04 Maldigo el día que te conocí

2018 02 04

Maldigo el día que te conocí.

Aunque fuera un día magnífico,

rodeado de amigos y disfrutando.

Fue entonces cuando cabé mi tumba,

mi perfume se ahogó entre tu fragancia

y acabó eclipsando mi sonrisa.

Mis dedos alargados y finos

se tornaron rudos y atrofiados

por tu tenaza que los decapitó.

Maldigo ese día y tú perseverancia,

tu fidelidad a pesar de mis negaciones,

te maldigo como al veneno.

Maldigo las risas, las cervezas y las noches

que me has acompañado en mis desvelos,

maldigo salir a buscarte desesperado

como un perro hambriento.

Podías ser como la amante frívola

que se cansa y te deja por otro… No.

Tú, alimaña; me quieres despedazar

hasta llevarme a la tumba sufriendo

hasta el final, agonizando…

Podrías difuminarte como tu paso efímero,

que no deja más que calamidades…

Podría soplar un mal viento y llevarte…

Quizás así, podría matarme yo solo.