No puedo más que desear

2014 12 04 No puedo más que desear el sinuoso roce de tu piel sin que me arda el deseo. No desear nada para no sufrir. Habitar en el país de nunca y olvidarme del jamás. Abrazar lo que mis brazos alcanzan y no abarcar ni querer más. Veía… y veo el deseo, como una…

Hace tiempo que no se describir

Hace tiempo que no se describir ese silencio. Mis silencios se han hecho ecos de mi propia vida, de mis idas y venidas, de mis penas y alegrías, de mis frustraciones, de mis incertidumbres ante el futuro que aún está en tinieblas; del que dirán por el pasado que tiñe de sangre coagulada mi camiseta…

Intento salir del ostracismo

2017 07 04 Intento salir del ostracismo pero la religión de las masas me impide dar rienda suelta a mi antídoto. Inválido, ante tanta miseria y con arrogante frialdad por bandera, me embauco en el Amor, en su grado severo de abstracción. Ya no regalo piropos, no se entiende racional dentro de los plazos previstos……

Acorralados en este cristal opaco

Acorralados en este cristal opaco, mi sombra y yo luchamos a escondidas por liberarnos… Luchamos por no destacar, por amilanarnos en el escondrijo, no vaya a ser que nuestro perfume embriague al conductor de este suicidio. No quiero más que liberarme de esta cárcel y morir honrosamente en el campo que me vio nacer… Aunque…

Sólo quería saber

2017 06 29 Sólo quería saber si seguías sonriendo; si a pesar de las dificultades logras conciliar el sueño…   También, por supuesto, si te acuerdas de mí y echas de menos mis besos… aunque tu frialdad (y decrépita educación para conmigo) te prohíban expresar tus verdaderos sentimientos.   Perdona, odio a los cobardes; odio…

No voy a descubrir

2015 05 30   No voy a descubrir el cielo, ni la tierra, ni el éter, ni el agua, ni el fuego…   Todo es uno en tu cuerpo amable, frondoso, tierno, sensual, eterno… apacible encanto…   Tus senos descanso para mi pecho; tu cutis de amapola agua para mi boca sedienta; tus ojos encendidos…

Pecar no es digno, mancha…

  2014 05 17 Pecar no es digno, mancha… pero mis sentidos se erizan al pensar en esas curvas apoyadas al borde de mi ventana. Una sonrisa traviesa, un guiño y mirando al horizonte esperar que mi cuerpo la roce, se ancle, la inunde a bocajarro… mientras la tarde se pone, escondiendo en el silencio…