2015 05 30 No me apetece escuchar pitidos a mi bandera

 

 

2015 05 30

No me apetece escuchar pitidos a mi bandera. No me apetece apalancarme en una terraza llena de teatreros aficionados y forofos entusiastas de casi nada. No me apetece forzar mi garganta con letras que de tanta escucharlas se descomponen. No me apetece entablar conversación con un desconocido sobre el asunto este del independentismo, ¡qué se vayan al carajo!

Me apetece ir al Vacceo, escuchar la armoniosa melodía que nos acompañe en ese momento y arriesgarme a adivinar los versos de algún clásico. Me apetece enfundar mis zapatillas, ponerme los cascos y volver mucho más cansado. Me apetece encender el horno, ojear mi libro de recetas y hacer una cena original. Me apetece poner mi música favorita a tope en casa y echar unos bailes…

Pero no sé cuál puede ser esa música, mi favorita.

Supongo que al final, cuando llegue la Final, estaré tumbado en la cama con la tele encendida viendo el partido en silencio. Supongo que mientras, miraré algo en internet o wasapearé con los amigos sobre el maldito partido de los cojones. Supongo que cenaré unos huevos revueltos o un vaso de leche con magdalenas. Supongo que seguiré en silencio acallando mi único deseo.

Y así, apagando el deseo, me olvidaré de los apeteceres y no apeteceres… Leeré diecisiete blogs desconocidos (empezando por El futuro sin magia y acabando por ejemplo en Ven y enloquece), cambiaré de tercio y buscaré una carrera bonita para dentro de dos fines de semana y su entrenamiento correspondiente, quizás me ponga a buscar calzoncillos de Calvino a tres euros y acabe comprándome una camiseta friki, en vez de una de cuadros bonitos de Tommy que es lo que debería, para cumplir mi deseo…

Quizás lea algo de Hiromi Kawakami y remodele el poema de esta mañana para acercarle a mi realidad… eso posiblemente antes de todo, o quizás a última hora…

Lo único que sé seguro, es que mi verdadero deseo no le voy a cumplir…

Así que, sin engaños, porque esto al fin y al cabo no lo lee nadie. Me tumbaré en la cama: en mi mesilla el portátil, el móvil en silencio, botella de agua, cenicero, mechero y paquete de tabaco… y buscaré en el sitio de mis recreos pastillas para no soñar que alivien mi apatía(anime) y me hagan volver a levantarme mañana a hacer mi rutina de fin de semana en el gym, mi desayunito y dejarme de tanta chorrada.

Al fin y al cabo, hoy no ha dejado de ser un día estupendo… todo depende de mí.

 

 

2 comentarios en “2015 05 30 No me apetece escuchar pitidos a mi bandera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s