Un ciego nunca mira para atrás

 

 

Un ciego nunca mira para atrás,
ni aparca en el trastero
las cenizas de sus parientes.

No busca en las cavernas tesoros,
ni encuentra en la plata su sino.

Soy más bajo de espíritu,
soy tan paupérrimo que exploro
las colillas de los ceniceros
para verte desaparecer entre el humo.

Las lágrimas se secan en el mar,
la vida eterna se agota al despedirse
tu pubis de mi boca reseca…

Ojalá pudiese retejar mi inspiración,
olvidar el hormigón que nos separa,
deleitarme en los buenos recuerdos…

Ando ciego tras la sombra
de una costilla arrancada de un ángel.
No sé echarme un farol
sabiendo que la primavera dura
en lo que tomo aire después de ahogarme…

Ando revoloteando cual mariposa,
hasta que un viento frío,
una ligera brisa, la mate definitivamente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s