Antes dedicaba un segundo a

 

 

Antes dedicaba un segundo a
litigar conmigo mismo.
Inmediatamente acordaba tregua y
caía en el letargo, asfixiado por
impulsos incontrolables…

Agonizaba entre las sábanas,
haciendo del descanso un verdadero infierno…
Entonces te invité a una cerveza,
te reíste de mi tatuaje y acordaste
nublar mis litigios, mis infiernos…

Ahora cuando caigo en el letargo,
la noche es estrellada;
donde las paredes me acorralaban,
encuentro paraísos con playas y acantilados
donde zarpar hasta esas sábanas…
que nunca he sabido describir.

Sólo es un momento,
donde me abandono y descanso.
Noches donde la luna es compartida
a miles de kilómetros,
azules cielos donde vuelo a tu lado con
zapatos nuevos de lunares verdes.

Angustia brumosa y gris que colorea la realidad,
haciéndola potable; a pesar de la distancia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s