2017 01 17 La ola de frío dicen

 

 

2017 01 17

 

La ola de frío dicen, alcanza su punto álgido esta madrugada. Y se enteran ahora. Yo la veía venir. Pasa siempre después de tanto amor fingido y días de fiesta.

Empezando por uno mismo. Recuerdo no haberme despedido del amigo de Ohio como es debido. Pero vuelven los compromisos laborales, los entrenamientos pactados, los quehaceres cotidianos y la distancia parece alargarse. Los amigos volvemos a hablarnos por whatsapp, antes que buscar un hueco para una cerveza.

Yo soy el primero que el frío me afecta. Soy casero de por sí y taparme por encima del cuello no me agrada. Tengo que inventar acontecimientos para obligarme a estar en la calle más allá de las 21 horas, sea martes o sábado. No hay excusa para no estar al abrigo de la calefacción y tener cerquita la cama.

La ola de frío, aunque debíamos estar acostumbrados; nos alarma. Entiendo que ahora nos tienen sobre-informados, pero también lo escuchas por la calle a todas horas. Es decir, la gente en vez de hablar del paro, habla del tiempo; en vez de hablar de la corrupción, habla del tiempo; en vez de hablar de los Trillo o los Trump o los Putin, habla del tiempo… Que bien lo tienen montado.

Una ola de frío en enero en Castilla no es noticiable. Es deber informar, prevenir pero no alarmar. Una ola de frío trae a moteros de toda Europa a Pingüinos y a Motauros, mucho frío no hará, las carreteras se pueden transitar y seguro duermen calentitos con unas buenas sopas de ajo. ¡Por ejemplo!

Pero es mejor tener a los votantes muditos por el frío, es mejor este frío para que los manifestantes no salgan a la calle, es mejor atiborrarnos de Messis y Cristianos hasta en la sopa.

Me joderé de frío, pero por favor, que cuando vaya a tomar el café al bar de abajo y a leer el periódico no me cuente lo que es para todos evidente después de quitarnos bufanda, gorro y manoplas. Por lo menos, que en primera plana salga algo novedoso, no digo estrambótico, que tampoco; pero algo verdaderamente noticiable, algo que no todos los que nos acercamos –incrédulos- sepamos de antemano, algo que al levantar la persiana de nuestra habitación no hayamos corroborado ya.

Que conste que defiendo al periodista. Es un mandado. Me quejo y mucho de los medios doctrinarios de nuestro bellísimo país (soleado y nevado).

Lo siento, será el frío que entumece mi neurona, pero al buscar los enlaces he tenido una rara impresión: es cierto todo lo que he escrito, demasiado cierto. Y eso que estaba sobradamente informado.

 

3 comentarios en “2017 01 17 La ola de frío dicen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s