2017 01 31 Leyendo la profecía de San Nilo

2017 01 31

Leyendo la profecía de San Nilo, dentro de una carpeta casi olvidada del portátil, casi lloro.

Me han venido a la mente Trump, mi Gobierno español, demasiado recurrentemente la Iglesia… así de primeras. Ahora, que me pongo a escribir; muchos más y no viene al caso enumerar todos porque no hay sitio en internet para albergarlos. Es una pena pero este señor, no sé si se ganó los galones de Santo, pero era un profeta con mayúsculas.

Escribir esto en el siglo V es la leche. Yo no soy muy de creer en estas cosas, tipo Nostradamus; pero leches, hay que admitir que alguno de estos lo bordó.

Para que os hagáis una idea de mis pensamientos sobre escritos cercanos a la Biblia o relacionados con ella, soy de la opinión de que la Biblia es una maravillosa leyenda, con magníficos personajes atemporales para algunos, para mí; muchos de ellos retrógrados e incluso insultantes. De hecho, prefiero el Antiguo Testamento al Nuevo. Es más imaginativo, menos “creíble”…

Al asunto. La profecía de San Nilo, salvo por meter a los homosexuales en el mismo saco que la codicia y el asesinato; lo clava. Y no me diréis que con las últimas noticias de Trump, la corrupción del Gobierno español y la pomposidad de la Iglesia Católica no van que ni pintado; por poner algún ejemplo.

Si me pongo a pensar frase por frase la profecía flipo y voy a flipar que para eso me he puesto a escribir.

“Hacia la mitad del siglo XX la gente será muy distinta y a medida que se aproxime la llegada del Anticristo la perversidad irá creciendo.” Obviando lo del Anticristo, lo perverso centrado sólo en web de tipo pornográfico ocupa el 30% del total del material online y mira que hay material.

 

“Los deseos y las pasiones carnales crecerán y el deshonor y la ilegalidad se fortalecerán. El mundo será irreconocible por la maldad.” Como en las pasiones no quiero redundar, ahora pienso en el honor  yo que soy muy samurái y claro me viene a la cabeza el capitalismo y su “todo vale” para conseguir la meta. ¿Honorables de éste siglo y el pasado?, no me atrevo a decir nombres porque seguro que algún tachón tendrán. Yo no me considero honorable tampoco. En cuanto a la ilegalidad fortalecida… por la propia legalidad en estos días que nos ocupan, es más que palpable. Desde el terreno adquirido para edificar que era para pasto a las cuentas en paraísos fiscales.

 

“La apariencia de las personas cambiará hasta el punto de que será casi imposible reconocer a veces entre los hombres y las mujeres por la forma desvergonzada de vestir y los estilos provocativos del cabello. Esclavos de las costumbres imperantes serán despectivos, indiferentes y autosuficientes y no pocas veces se comportarán como bestias salvajes por las tentaciones del Anticristo. Se perderá el debido respeto a los ancianos, y a los progenitores. El verdadero amor desaparecerá de la mayoría; se exaltará la voluptuosidad y el sexo con un desenfreno nunca visto, haciendo gala de sus perversiones. Pastores y obispos, así como sacerdotes y muchas almas consagradas se volverán presuntuosos y arrogantes, llenos de vanidad y soberbia con su humana sabiduría y serán inútiles o incapaces de discernir entre el camino recto y el camino del mal. Las normas morales, la veneración a las tradiciones de los mayores y de la propia iglesia católica, cambiarán de manera asombrosa. El pueblo, confuso y desorientado por las prédicas de pastores incrédulos o relativistas, abandonará la modestia y reinará por todas partes la disipación.” Este párrafo tiene mucha miga. La primera frase no deja de hacerme gracia por retrógrada, pero tiene razón ¡gracias a dios! La segunda, esas costumbres que nos dejan indiferentes ante las guerras y sus refugiados;  esa autosuficiencia mal entendida siempre esclavos de las modas, el consumismo y lo que diga la maldita televisión; esas tentaciones tan bien manejadas desde los anuncios que nos bombardean; es sin lugar a dudas una lacra mal personificada en el Anticristo por Nilo, pero muy real. La tercera frase se creó el día que se edificó la primera residencia de ancianos y la primera guardería, fruto de las prisas y necesidades impuestas por la R-evolución. La cuarta, sobre el amor, es la lacra de nuestros días, del día a día; la falta de respeto, de fidelidad, incluso de amor propio bien entendido. La quinta frase, vaticina lo que el Vaticano niega o acalla con su inmenso poder terrenal. La sexta, la moralidad; una palabra que utilizan los valores de mercado con su ética negociada en grandes salones de mármol barrocos al más puro estilo Luis XIV; para que hablar de las tradiciones; utilizadas para que toda la maquinaria industrial y su mercado, se enriquezcan como nunca (llámese Navidad, Semana Santa o San Valentín). Lo clava este hombre.

 

“La falsedad, la mentira, el engaño y la avaricia alcanzarán grandes proporciones; desgraciados los que sólo piensan en acumular tesoros materiales olvidándose de los tesoros espirituales. La codicia, el adulterio, la homosexualidad, las acciones secretas sembrarán el terror por casi todos los lugares, asesinatos, atracos, secuestros, intimidaciones, etc., reinarán sobre la sociedad de ese tiempo.” Creo que éste párrafo sólo necesita unos puntos suspensivos para que te dé tiempo a reflexionar y en menos de un minuto te corten el silencio, antes de echar a llorar.

 

“A causa de la indiferencia, la tibieza, la incredulidad y la perversidad de muchos, el pueblo en general se verá privado de la gracia del Espíritu Santo, recibida en el bautismo, y el remordimiento martirizará su conciencia.” Éste párrafo aún está por ver. Me refiero al remordimiento que martirice nuestra conciencia, desgraciadamente demasiada gente duerme a pierna suelta siendo culpable de matanzas, de miseria, de enfermedades, de hambre… Todos en mayor y menor medida somos culpables de casi todo lo profetizado por este hombre y seguimos con nuestras rutinas. Yo el primero.

 

“Este es el resultado del reinado del Anticristo que quiere ser Dios de todas las cosas como Jefe del universo. Por eso habrá signos visibles extraordinarios que asombrarán a muchos inclusive a creyentes. El dará sabiduría a algunas inteligencias para que descubran muchas cosas, pues el hombre podrá comunicarse de una parte a otra de la Tierra. En ese tiempo, el hombre podrá volar por los aires y también sumergirse en el mar como los peces… Y cuando hayan logrado descubrir otras cosas por el avance de la ciencia, el pueblo gastará toda su energía o propia vida, en lograr comodidades y disfrutar en olvido de Dios con todas sus geniosidades.” Este párrafo igual que el de antes; silencio y medita. Olvídate de las geniosidades de Dios y el reinado del Anticristo y céntrate en lo de gastar toda la energía y hasta nuestra propia vida en lograr comodidades que un Jefe del universo nos impone a diario, taladrándonos la cabeza creándonos necesidades no tan necesarias (hablo de 4 abrigos, 10 camisetas, 5 playeras, un paquete de tabaco, leche de soja, cartílago de tiburón, leer 50 sombras de Grey, escuchar a la Pantoja, tener una televisión de plasma, dos portátiles y un móvil de última generación) que a día de hoy se han implantado tanto que quitarlas sería una cirugía neuronal para la que aún no hemos estudiado, porque no conviene y cierto es, leyendo las palabras de San Nilo que es extremadamente necesario.

Me voy a echar la siesta, no sea que despierte un lado de mi cerebro raro y cambie el mundo de un plumazo, por lo menos, mi mundo. Es demasiado complicado, mejor cómodamente; olvidar todo lo que he escrito.

 

3 comentarios en “2017 01 31 Leyendo la profecía de San Nilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s