Con las ganas que tenía de hacerlo

Con las ganas que tenía de hacerlo

Con  las ganas que tenía de hacerlo

y ahora mírame…

Parezco un fósil

a su tumba premeditadamente

enganchado…

 

Sí, mi santuario nuevo;

¿dónde está?

 

Ahora que me he rendido,

ahora que tengo el camino libre,

voy y me caigo a cachos…

O lo parece que es peor.

 

¿Y esas ganas dónde se ahogaron?

Una copa de ron no es tan profunda,

¿o eran pocas las ganas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s