2017 05 07 Tiempo atrás

2017 05 07 Tiempo atrás

2017 05 07

Tiempo atrás recitaba versos de amor siendo apóstol enviado de la prosa poética. Mientras veía ciego las noticias que el telediario gritaba, dibujaba rincones exquisitos dónde íbamos a ejecutar nuestra revolución sexual.

El ocaso nunca iba a llegar a aquellos lugares donde solíamos gritar.

Poco a poco el grito de los telediarios y sus anuncios subliminales fueron envenenando mi irracionalidad.

Opacaron mi imaginación con telarañas de intereses tan reales que rasgaban a tiras mi suave piel tostada por el sol.

La realidad fue ofuscando mi carácter cuando susurrabas en mi oído noticias en vez de guarradas.

Empecé a andar como los borrachos, a interrogarme como los científicos locos por el bigbang, a ver un campo de amapolas como una carretera contaminada…

Debí de hacer oídos sordos a tus ruidos, pero me dejé llevar por discursos preparados sin más rima que el #yoismo y el #interescamuflado… La basura inundó mi vocabulario intentando deshacerme de su poder.

Ya no escribía en las servilletas de los bares, los acrósticos iban impresos en la copia de la tarjeta de crédito recién estrenada para vivir una noche de ensueño… tan efímera como tú.

Ahora que el naufragio es definitivo, ahora que has visto la luz del escenario en el que vivías los momentos a mi lado… ¡Puro teatro! De envidiable caracterización, no hay mentira mejor interpretada que la tuya.

Ahora, tengo un tema que acabar.

Tendré que convencer a la musa para que vuelva… Tanto tiempo hace de nuestro último encuentro…

Poco a poco encontraré la palabra justa que acabe en verso… Gritaré esperanza, mientras dibujo las paredes de mi ciudad con su esbelta figura.

Mejoraré mi mejor versión original hasta encontrar versos con adjetivos apropiados a mis cimientos, sustantivos que eleven mis sueños por encima del laberinto racional circundante…

Quizás un poco de brisa en mis mejillas, un poco de silencio en el Smartphone y unas cañas con los amigos hagan el resto…

La poesía está llena de esos instantes, tan perennes, tan tatuados en mi piel; que unos instantes apasionados en un burdel no pueden mutilar…

Qué el insomnio vuelva a ser mi leal compañero… encontrando allí mis más altos deseos, tan lejanos a los pueriles e indignos deseos humanos.

Amén.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s