Nunca dejé que el azar

2017 07 22 Gustavo Masso: ” Peligro en las Cavernas Subterranéas” Nunca dejé que el azar me jugase malas pasadas… Acariciaré la gloria únicamente si veo la inocencia tras su velo; su paquillaje no debe ser barroco un martes frío de invierno… Si lee Kafka, puede que dimita y caiga en su infernal juego, si…

Abandonado del aliento

2017 07 22 Augusto Monterroso: “El Eclipse” Abandonado del aliento que un día fue mi orgullo. La cuesta más alta de la cordillera sólo me mostraba como paisaje su niebla, su viento frío, su temperatura gélida… Mis pulmones se dormían, mis piernas palpitaban extenuadas por el esfuerzo del ascenso… No quedaba tiempo para más… Una…

Es lo de siempre

2017 07 13 Es lo de siempre. Chico se enamora de chica, chica equivocada, momento equivocado y todo a la mierda. Meterme en detalles sería inutil. Por supuesto, ella pasa de mí, no yo de ella (consiguiente resquemor y tono abrupto para los sensibles). Analizaremos mi momento y mis futuras reacciones. Ahora mismo no doy…

Mas que un corazón roto

Mas que un corazón roto, soy un antojo de la vida. Ridículo, acabado, inerte caparazón ante tu presencia. Lamentable no abordar la nave, indulto sin escrúpulos, besándose las heridas hechas en una batalla que nunca libró; resquemado por habitar allá donde nada acontece. Más demonio en cenizas que ángel caído… Mas, por menos otros perdieron…

Odio el silencio

2017 07 07 Odio el silencio y lo practico vehemente hasta que mi cólera grita en parajes desolados.   Inunda mi atmósfera el último eco del rechinar de un colchón deformado por la adolescencia.   Mis últimas palabras fueron: “¡Quédate a mi lado!”. Por respuesta sólo obtuve su silencio.

No puedo más que desear

2014 12 04 No puedo más que desear el sinuoso roce de tu piel sin que me arda el deseo. No desear nada para no sufrir. Habitar en el país de nunca y olvidarme del jamás. Abrazar lo que mis brazos alcanzan y no abarcar ni querer más. Veía… y veo el deseo, como una…

Hace tiempo que no se describir

Hace tiempo que no se describir ese silencio. Mis silencios se han hecho ecos de mi propia vida, de mis idas y venidas, de mis penas y alegrías, de mis frustraciones, de mis incertidumbres ante el futuro que aún está en tinieblas; del que dirán por el pasado que tiñe de sangre coagulada mi camiseta…